Como alisar el cabello sin calor

¿Te gustaría saber cómo alisar tu cabello sin calor? En el momento de realizar esta operación solemos recurrir a diferentes técnicas, que mediante la aplicación de calor nos permiten mostrar un cabello liso y brillante. Pero estos métodos implican un problema, y es que el abuso de estas herramientas puede generar daños significativos para la fibra capilar. Por eso, en esta ocasión, resumimos algunos trucos para conseguir alisar el cabello sin plancha y lograr este efecto de forma natural.

Sin embargo, debemos aclarar en primer lugar que estas técnicas no proporcionan un resultado óptimo en mechones de rizos marcados. En estos casos, sólo conseguiremos que nuestro cabello quede completamente liso mediante las herramientas de calor, aunque, sí, podamos alisar en gran medida siguiendo estos simples consejos.

Para empezar, en el momento de alisar el pelo sin calor, debemos utilizar un champú y un acondicionador o mascarilla especiales para cabellos lisos. También es importante que desenredemos bien el cabello antes de lavarlo con un cepillo de madera, para evitar la electricidad y con ello, el molesto frizz. Después de haber lavado, se recomienda escurrirlo tanto como sea posible y aplicar un poco de serum o aceite para ganar un extra de suavidad.

El siguiente paso es secar bien el cabello con una toalla muy absorbente. Debemos recoger todo el cabello en una toalla, sin frotar nunca, ya que este gesto favorece el encrespamiento y la rotura de la fibra capilar. Es en este momento cuando podemos elegir entre varias opciones.

Una de las técnicas más utilizadas para alisar el pelo sin calor es la de dejar que la toalla absorba la humedad hasta que el cabello esté casi seco (aunque si tenemos poco tiempo, podemos usar el aire frío del secador). A continuación, dividimos el cabello en varias secciones y las sostenemos con pinzas, enrollando, a su vez, el pelo en la cabeza, en forma de turbante, siguiendo un patrón circular. Si mantenemos ese “peinado” durante toda la noche, a la mañana siguiente, tendremos un cabello liso.

Etude House Be My Princess Collection – Ms. Bloom

Un procedimiento similar es el de dividir el pelo en dos mechones y sostener en dos coletas bajas. Agregaremos sujeciones de goma sobre las mismas, a cada dos centímetros, aproximadamente, sin ejercer mucha presión para evitar las marcas. Después de dormir durante toda la noche así, nos levantaremos con un alisado perfecto.

Otra opción, aunque requiere más paciencia que las anteriores, es cepillar el pelo hasta que se seque. Esto, sin sacudir y utilizando un cepillo de alta calidad.

Visita: Dormir con el pelo recogido: ¡El gran error que debes evitar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *